La International Amateur Radio Union (IARU) y sus 161 sociedades-miembro, que representan a prácticamente todos los países del mundo, celebran el Día Mundial del Radioaficionado el 18 de abril, fecha que conmemora el nacimiento de la IARU en el año 1925. El lema escogido para este año es:

"Radioafición: La primera red social basada en la tecnología".

Antes de Internet y de los teléfonos inteligentes, los radioaficionados han estado hablando, probando y compartiendo durante décadas. Pero a pesar de estos servicios comerciales, la radioafición continúa atrayendo a gente de todo el mundo proporcionando comunicaciones internacionales de forma gratuita. Y debido a que no se necesita una infraestructura de apoyo preestablecida, estos "espabilados" radioaficionados pueden comunicarse con amigos de todo el mundo y también del espacio.

Los radioaficionados han sido los líderes en el desarrollo de muchas de las modernas maravillas electrónicas y de comunicaciones. Hoy, los ciudadanos de la Tierra, cuando piensan en aparatos sin cable, sólo ven el omnipresente teléfono móvil. Pero esta tecnología solo ha sido posible gracias a la labor pionera en las tecnologías de radio que hicieron primero estos radioaficionados. Muchos de los líderes en ingeniería electrónica han realizado experimentos como radioaficionados, que les han servido para desarrollar aplicaciones que combinan el ordenador con la radio. Los radioaficionados pueden ser "aficionados" en el sentido de que no reciben compensación económica por lo que hacen, pero sus habilidades y su contribución al mundo son de primer orden.

A la par que los radioaficionados han sido noticia en la prensa a lo largo de los años por los servicios de comunicaciones que han prestado en casos de catástrofe, salvando muchas vidas, una gran parte de sus actividades se basa en contactos excitantes con zonas remotas del mundo, conociendo de primera mano otras formas de vidas y costumbres y probando diferentes métodos hacer contactos de radio por todo el mundo.

La red social creada y mantenida por los radioaficionados sigue creciendo. Hay muchas facetas en la radioafición que es imposible que una sola persona pueda practicar en su totalidad. Al igual que es imposible interactuar plenamente con los cientos de amigos de Facebook, los radioaficionados también tienen que elegir entre docenas de grupos que persiguen determinados fines específicos dentro de la radioafición. Una de las bondades de la red social que constituyen los radioaficionados es que no hay barreras internas: cualquiera puede pasar de la caza del DX en bandas bajas en invierno a la cima de las microondas en verano, de una actividad especial un fin de semana a un concurso la siguiente, de probar lo último en modos digitales por la mañana a volver a darle al manipulador vertical por la noche.

La radioafición ha entrado de verdad en el siglo XXI. En menos de 100 años las comunicaciones de radioaficionado han evolucionado desde la primitiva tecnología de chispas hasta el procesamiento digital de señal y las radios con software. La clásica elección entre fonía y telegrafía en HF se ha ampliado con más opciones.
Las comunicaciones digitales de aficionado han evolucionado. Desde finales de la Segunda Guerra Mundial hasta principios de los años 80, el radioteletipo, también llamado RTTY, fue el único modo digital de HF al alcance de los radioaficionados. En la década de los 80, el AMTOR hizo su debut, que incrementó su popularidad al extenderse el uso de ordenadores personales. El AMTOR fue el primer modo de comunicación digital de radioaficionados que ofrecía una transmisión de texto libre de errores.
Desde principios de los 80, el cambio se empezó a notar cada vez más. Surgió el radiopaquete y durante un tiempo fue el medio de comunicación digital más popular. A medida que la tecnología de los microprocesadores se hacía más sofisticada, surgían otros modos de comunicación como el Clover, PACTOR y G-TOR, capaces de transmitir sin errores bajo mínimas condiciones de banda. A finales de los 90, aprovechando la tecnología de los ordenadores personales, se inventó el PSK31.
En las bandas de VHF-UHF, al iniciarse el siglo XXI había menos actividad en radiopaquete que en las dos décadas precedentes (años 80 y 90), pero renació con el APRS y los sistemas tradicionales del radiopaquete aún existen como apoyo a actividades de servicio público con su funcionalidad mejorada.
Gracias al esfuerzo de algunos, los radioaficionados disfrutan ahora de contactos digitales en los modos de dispersión meteórica y rebote lunar en frecuencias de VHF y UHF con estaciones modestas.
La Japan Amateur Radio League (JARL) desarrolló el sistema digital de voz y datos D-STAR, con un crecimiento significativo cuando los radioaficionados establecen redes de repetidores D-STAR en las bandas de VHF, UHF y microondas.

Todos estos desarrollos han inspirado a los radioaficionados de todo mundo a experimentar por sí mismos en las comunicaciones digitales en las bandas de HF, VHF, UHF y microondas.
Las actividades que se realicen con motivo del "Día Mundial del Radioaficionados" pueden ser una gran oportunidad para dar a conocer al mundo lo que están haciendo los radioaficionados en el siglo XXI.

Fuente:Internet.

Federachi
Eduardo Cruz Coke 389 Oficina C, Casilla 9570  Santiago 21 - email: federachi@federachi.cl